Inicio Hogar Los mejores aislantes térmicos

Los mejores aislantes térmicos

Un aislante térmico es un material que tiene la capacidad de impedir o minimizar la transferencia de calor hacia un cuerpo o un lugar. De este modo contribuye a mantener la climatización de aquello que aísla, conservando las condiciones de temperatura y humedad.

El aislamiento térmico resulta muy importante en todas las construcciones. Cuando se reduce el flujo térmico en una u otra dirección, se evita perder calor en épocas de temperaturas bajas y, por el contrario, ganarlo si las temperaturas son elevadas.

Los mejores aislantes térmicos, por lo tanto, contribuyen al confort. Además ayudan a ahorrar energía, ya que reducen la necesidad de tener que recurrir a sistemas de calefacción y enfriamiento y al uso de dispositivos como calefactores, equipos de aire acondicionado, etc.

Lo habitual es que los aislantes térmicos se instalen en las paredes. Sin embargo, para optimizar la efectividad, es conveniente colocar materiales de este tipo también en el suelo y en el techo.

Los aislantes térmicos, en definitiva, hacen que resulte posible no sentir el frío excesivo del invierno ni el calor agobiante del verano en el interior de la vivienda. Esto se debe a que el aislante, que puede ser sintético o natural, funciona como una barrera de protección.

Entre los mejores aislantes térmicos podemos encontrar paneles, placas, rollos y espumas. La densidad, el espesor y la conductividad son propiedades que definen las características de estos productos que también suelen servir para aislar el ruido (aislamiento acústico).

A la hora de elegir el aislamiento térmico apropiado para una casa, no hay que olvidarse de analizar la resistencia a la humedad y al agua; el comportamiento frente al fuego; y las necesidades de mantenimiento, entre otras cuestiones que deberían incidir en la decisión.

  • 1
    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Lana de vidrio

    Entre los mejores aislantes térmicos aparece la lana de vidrio, un material que se compone de arena y múltiples filamentos de vidrio que se unen por acción de un aglutinante. El aire que queda entre las fibras resulta clave para incrementar la resistencia que presenta la lana de vidrio a la propagación del calor.

    Este aislante térmico no es combustible, no sufre daños por bases ni ácidos y no es atacado por roedores ni insectos. Además, gracias a su flexibilidad y a la facilidad de corte, puede adaptarse a cualquier irregularidad que presente la estructura.

    La lana de vidrio permite aislar paredes y techos. Por sus propiedades, minimiza el ingreso de calor en las jornadas de altas temperaturas, mientras que en los días fríos ayuda a que el calor no se escape.

    Otra ventaja que brinda la lana de vidrio es que funciona como aislante acústico. Al desarrollar un aislamiento con este material, por lo tanto, no solo se mejora la climatización de la propiedad, sino que también se reducen la entrada y la salida de ruidos.

    Pros
    • La relación precio-capacidad de aislamiento y su flexibilidad.
    Contras
    • Se necesita una gran cantidad de energía para su producción.
  • 2
    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Poliestireno expandido

    El poliestireno es el material resultante de la polimerización del estireno. En el caso específico del poliestireno expandido, se trata de un plástico que se caracteriza por su ligereza y por sus cualidades aislantes.

    Son muchas las denominaciones del poliestireno expandido a nivel mundial, en ocasiones asociadas a distintas marcas comerciales. Telgopor, icopor, isopor, poliexpán, corcho blanco y cartón blanco son otros nombres de este material que, compuesto por celdas que contienen aire, reduce la transferencia de calor.

    El poliestireno expandido se destaca por su baja conductividad. Se estima que el ahorro energético que propicia este plástico es del 40%.

    Resistente a la intemperie, el poliestireno expandido impide que pase el agua. Otra característica valorada es que resulta inodoro y que también funciona como aislante acústico. Su precio, finalmente, es mucho más bajo si lo comparamos con el de otros aislantes térmicos populares, con lo cual su uso puede ser muy conveniente.

    Pros
    • Su precio y su resistencia a la humedad.
    Contras
    • Es inflamable y algo frágil.
  • 3
    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Espuma de poliuretano

    La espuma de poliuretano, también mencionada como gomapluma o gomaespuma según la región, es un plástico poroso. Puede tener diferentes características según su composición y su presentación, siendo usado como aislante térmico desde la década de 1960.

    Muchas veces la espuma de poliuretano se emplea en planchas y paneles, aunque incluso se aplica como spray y con pistola. Además de funcionar como aislante térmico, sirve como aislante acústico.

    Su capacidad de aislamiento es alta incluso cuando se instala un grosor reducido de material. Como tiene poco peso, la espuma de poliuretano resulta perfecta para el aislamiento térmico de tejados, por ejemplo.

    Por otra parte, la espuma de poliuretano es ignífuga (brinda protección ante el fuego) e hidrófuga (rechaza la humedad). Otro punto a destacar es que su adherencia al sustrato suele mantenerse firme pese al paso del tiempo. Por todo esto, es habitual que se incluya a la espuma de poliuretano entre los mejores aislantes térmicos.

    Pros
    • Asegura una alta capacidad de aislamiento con un grosor acotado.
    Contras
    • La exposición solar afecta sus propiedades.
  • 4
    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Lana mineral

    La lana mineral, lana de piedra o lana de roca se obtiene al mezclar y fundir diferentes materias primas de origen natural, como dolomita y basalto. Los filamentos de los materiales pétreos se entrelazan para el desarrollo de un tejido que contiene aire estancado entre dichos filamentos.

    Así, la lana mineral es un aislante ligero con efectividad frente al calor y el ruido. Se trata de un producto ignífugo e hidrófugo de gran durabilidad y que contribuye al ahorro energético.

    Por sus características, la lana mineral se usa en aislamiento residenciales, pero también industriales y comerciales. Además puede utilizarse tanto en suelos, paredes y techos de espacios interiores como en el exterior.

    Hay que tener en cuenta que, si bien su porosidad le confiere un buen rendimiento en el aislamiento térmico y en el aislamiento acústico, hace que pueda llegar a retener agua. Si la lana mineral se moja, en este marco, se altera la capacidad aislante.

    Pros
    • Su durabilidad: se estima que puede conservar sus propiedades inalteradas durante aproximadamente medio siglo.
    Contras
    • El agua atenta contra su poder como aislante.
  • 5
    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Poliestireno extruido

    El poliestireno extruido es una espuma que se produce cuando al poliestireno se lo somete a un proceso de extrusión junto a un gas espumante. Por lo general se lo comercializa en planchas de espuma rígida.

    El poliestireno extruido ofrece prestaciones similares a las del poliestireno expandido. Su estructura combina un 95% de poliestireno y un 5% de gas. Comparando el poliestireno extruido y el poliestireno expandido, hay que decir que el primero presenta mayor densidad y no es atravesado por el agua. De este modo, a diferencia del poliestireno expandido, el poliestireno extruido si se moja no pierde sus cualidades como aislante térmico ya que su absorción de líquido es baja.

    De instalación sencilla y con pocas necesidades de mantenimiento, el poliestireno extruido suele emplearse en suelos y en fachadas. Los espesores de las planchas son variables de acuerdo a las necesidades, con lo cual es importante prestar atención a las características del ambiente que se pretende aislar.

    Pros
    • El poliestireno extruido no sufre procesos de descomposición y tiene buena resistencia general.
    Contras
    • No es efectivo como aislante acústico, a diferencia de otros materiales que ofrecen ambas prestaciones.
  • 6
    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Aislante térmico reflexivo

    Un aislante térmico reflexivo es un material que dispone de una doble membrana de aluminio. Como su nombre lo indica, su funcionamiento se rige por la reflexión: el cambio de dirección de la radiación (en este caso, térmica).

    Entre las láminas de aluminio, el aislante térmico reflexivo puede presentar polietileno o espuma viscoelástica además de aire. Esto le permite lograr la conducción y la convección del calor.

    El aislante térmico reflexivo es hidrófobo, presenta un espesor reducido y se destaca por su flexibilidad. De este modo resulta versátil y puede instalarse con facilidad en todo tipo de espacios y estructuras (techos, paredes, suelos, etc.).

    Como el espesor del aislante térmico reflexivo es acotado, el aislante térmico reflexivo apenas reduce la superficie habitable de la propiedad. Además, por ser ligero, su transporte no acarrea dificultades.

    Su resistencia a la humedad y sus cualidades como aislante acústico son otros rasgos muy valorados del aislante térmico reflexivo.

    Pros
    • Es ligero y no absorbe humedad.
    Contras
    • Para que conserve su efectividad es necesario mantenerlo limpio.
  • 7
    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Corcho

    Hay materiales de uso cotidiano que también pueden emplearse como aislantes térmicos. Ese es el caso del corcho, un tejido de origen vegetal cuyas características particulares están vinculadas a la transformación que se registra en la celulosa de sus células.

    El corcho se comercializa en rollos, en planchas y en losetas. No requiere de grandes mantenimientos, resiste la humedad y es ligero, con lo cual brinda varias ventajas.

    Con el corcho se logra el aislamiento térmico y el aislamiento acústico de manera simultánea. No suele deformarse y puede usarse en suelos, paredes y techos.

    El tipo de instalación del corcho como aislante térmico depende del formato. A nivel general requiere que las superficies carezcan de irregularidades, por lo que resulta necesario reparar eventuales orificios.

    Es interesante señalar que el corcho está considerado como un material sostenible. Por eso es una alternativa válida para quienes tienen al cuidado del medio ambiente entre sus prioridades.

    Pros
    • Es ligero e impermeable y no sufre grandes desgastes con el paso del tiempo.
    Contras
    • Resulta más costoso que otros materiales de propiedades similares.
  • 8
    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Fibra de madera

    La fibra de madera se produce con restos de madera sin tratar, los cuales son triturados. Luego se les añaden sales de boro para evitar el accionar de roedores e insectos y para conferirles cualidades ignífugas. Finalmente las fibras obtenidas se aglomeran y se prensan.

    La fibra de madera posibilita la retención de calor a lo largo del día, que después libera por la noche. De este modo ayuda a que la variación de la temperatura sea progresiva y poco abrupta.

    A nivel ecológico, la fibra de madera es casi ideal: se produce con desechos de la industria maderera usando poca energía y, tras su vida útil, se puede reutilizar como combustible.

    El aislamiento con fibra de madera, que además de térmico es acústico, puede llevarse a cabo por insuflado o por soplado. La elección del procedimiento más propicio dependerá de la estructura. En cualquier caso, la instalación no presenta mayores dificultades.

    Pros
    • La fibra de madera es ecológica, ayuda a regular la humedad y no necesita mantenimiento.
    Contras
    • Requiere de mayor espesor que otro tipo de aislantes.
  • 9
    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Arcilla expandida

    La arcilla expandida es un producto poroso también conocido como arlita, ripiolita o leca. Se obtiene al calentar trozos de arcilla a una temperatura muy alta, lo que genera gases que incrementan el volumen a la vez que reducen la densidad del material.

    Carente de toxicidad, la arcilla expandida es natural y de origen cerámico. En su estructura presenta numerosos poros diminutos que están llenos de aire, resultando un buen aislante térmico y también acústico.

    Uno de los beneficios de la arcilla expandida es que no es combustible y que resiste el fuego. En caso de incendio, no genera gases tóxicos, no se funde ni tampoco padece daños. Al otro extremo, además evidencia una gran resistencia a las heladas y a las bajas temperaturas.

    Suele calificarse a la arcilla expandida como un material no perecedero. Esto se debe a que no presenta componentes orgánicos, con lo cual no es atacado por microbios ni insectos.

    Pros
    • Su gran vida útil: no sufre corrosión ni se pudre.
    Contras
    • La instalación de arcilla expandida es más compleja respecto a muchos otros aislantes térmicos.
  • 10
    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Celulosa

    La celulosa es un polisacárido que constituye el componente central del papel. Como aislante, se trata de una material formado con papel triturado al que se le incorpora borato, una sustancia de propiedades ignífugas.

    Su aplicación suele realizarse a través de un proceso de soplado. Es habitual que se recurra a una máquina que permite crear capas uniformes, capaces de completar cualquier tipo de espacio.

    La resistencia al fuego de la celulosa, por otra parte, es bastante buena. Sin embargo, las temperaturas muy altas provocan que se vaya degradando de forma gradual, algo que afecta su durabilidad.

    Teniendo en cuenta las ventajas y las desventajas, puede decirse que la celulosa se sitúa entre los mejores aislantes térmicos. Sobre todo para utilizar en zonas frías, debido a su excelente capacidad para conservar el calor. Además evidencia un buen rendimiento en el aislamiento acústico de los ambientes gracias a su elevada porosidad.

    Pros
    • La celulosa cubre huecos con facilidad y evita los puentes térmicos.
    Contras
    • Su instalación: debe ser hecha por un profesional, produce mucho polvo y suele ser costosa.
Artículo anteriorLos mejores autobronceantes
Artículo siguienteLas mejores afeitadoras

Otras Listas Relacionadas