Inicio Comida Los mejores cereales para el desayuno

Los 10 mejores cereales para el desayuno

Para iniciar la jornada con mucha energía, además de un buen descanso, es fundamental que personas de todas las edades desayunen bien a diario, adoptando un menú que resulte equilibrado, rico y lo más saludable posible. Según la mayoría de los expertos en alimentación, el desayuno es la comida más importante y, por lo tanto, hay que darse el tiempo suficiente para comer y beber en un entorno tranquilo, sin prisa y consumiendo, preferentemente, preparaciones caseras o bien naturales que no tengan exceso de azúcar ni de sodio.

Es esencial seleccionar adecuadamente el desayuno a fin de obtener las necesidades nutricionales y las calorías suficientes para poder desarrollar las actividades cotidianas de manera óptima. Hay que tratar de evitar los productos procesados y los comestibles de escaso (o nulo) valor nutritivo y apostar por opciones livianas y ricas en fibra a fin de saciarse fácilmente y no comenzar la jornada con debilidad, pesadez o malestar.

Las frutas, los lácteos y los cereales son los infaltables de la primera comida diaria porque aportan vitaminas, proteínas y minerales así como contribuyen a reducir el nivel de glucosa en sangre, pero es fundamental asesorarse e informarse para que, en función del estilo de vida, las preferencias personales y los requerimientos de cada cuerpo, al organismo no le falte ningún nutriente.

Saber cuáles son los mejores cereales para el desayuno ayuda a conocer propiedades e incentiva a descubrir sabores de ingredientes que no solo son deliciosos sino también beneficiosos para la salud de niños, jóvenes y adolescentes.

  • 1
    VOTA

    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Avena

    Avena

    La avena, una planta de carácter anual que se enmarca en el grupo de las gramíneas, es uno de los mejores cereales para el desayuno por su alto poder nutricional. Gracias a este alimento completo, el organismo incorpora vitaminas y minerales ya que es una fuente importante de magnesio, hierro, fósforo, vitamina B6 y tiamina.

    En su versión integral, la avena, que tiene asimismo una presentación instantánea lista para ingerir, proporciona fibra, ayudando a tener en buen estado el sistema digestivo. También contribuye a reducir los niveles de colesterol y de azúcar en sangre. Además, tiene poder antioxidante, efectos antiinflamatorios e influye positivamente en la regulación de la presión integral.

    Los copos y la harina de avena permiten elaborar deliciosas comidas para desayunos y meriendas, aunque en caso de presentar celiaquía conviene consultar a un profesional de la salud ya que, en ese caso, se suele recomendar no consumir este cereal.

  • 2
    VOTA

    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Centeno

    Centeno

    El pan a base de centeno, si es integral mucho mejor, resulta una excelente opción para el momento del desayuno, siendo un gran aliado de personas que padecen enfermedades cardiovasculares, diabetes o hipertensión. Este antiguo y nutritivo cereal aporta carbohidratos que, al liberarse de manera lenta, ayudan a mantener estables el nivel de azúcar en sangre.

    Son múltiples los beneficios de este producto que se consigue en grano o en forma de harina y puede aprovecharse para elaborar panqueques, tostadas o galletas, ya que es una excelente fuente de ácidos grasos saludables, vitaminas, minerales y fibra sin generar un porcentaje significativo de grasas, siendo ideal para favorecer el tránsito intestinal, por ejemplo.

    Es importante tener en cuenta que, aunque el centeno sea un alimento de propiedades extraordinarias aconsejado para una dieta balanceada y saludable, su ingesta está contraindicada en casos de celiaquía.

  • 3
    VOTA

    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Trigo

    Trigo

    Quienes presentan intolerancia al gluten deben evitar los alimentos a base de trigo pero, de no tener esta clase de impedimento a la hora de comer, es bueno y hasta necesario incorporar este cereal en la dieta. Hay numerosos tipos y presentaciones de este producto, ya que existen la harina, los granos de trigo, la variedad conocida como espelta y el trigo sarraceno, por ejemplo.

    Las formas más habituales de consumirlo en el desayuno o en la merienda son en pan, arepas, en su versión inflada edulcorada con miel o entero mezclado con leche.

    Incluir germen de trigo en la alimentación favorece el tratamiento de la anemia, es positivo cuando se necesita estabilizar la presión arterial, contribuye a mantener dientes y huesos fuertes gracias al calcio que proporciona y beneficia especialmente a los atletas porque los ayuda a incrementar la masa muscular.

  • 4
    VOTA

    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Cebada

    Cebada

    Los copos de cebada remojados en yogur o leche son irresistibles y permiten iniciar el día con mucha energía. También existen la harina de cebada ideal para panificados y la cebada tostada que se puede aprovechar, por ejemplo, para hacer una infusión similar al té.

    Este cereal, uno de los cinco más cultivados del planeta, se destaca por su riqueza de oligoelementos, su alto contenido de minerales y por brindar muchas vitaminas. Por su elevado nivel de fibra, este alimento recomendado para conservar la elasticidad de la piel ayuda al organismo a eliminar toxinas.

    Además genera una pronta sensación de saciedad que sirve cuando se necesita bajar de peso, es un aliado ideal de aquellos que sufren estreñimiento y posee un rol clave en la prevención y el control de patologías como la osteoporosis, la diabetes, la arterioesclerosis y la anemia.

  • 5
    VOTA

    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Arroz

    Arroz

    El arroz es uno de los alimentos más consumidos del mundo, aunque incluirlo en el desayuno no es una práctica demasiado extendida a escala internacional. Este cereal, en su versión integral, es una poderosa fuente de fibra que proporciona energía y múltiples beneficios para la salud.

    Arroz con leche, galletas de arroz para untar con dulce casero, barras de arroz inflado, arroz en grano cocido combinado con nueces y frutas o panqueques a base de harina de arroz aparecen entre las opciones a tener en cuenta a la hora de utilizar este producto en la primera comida del día.

    El arroz está señalado como uno de los mejores cereales para el desayuno por aportar bajos niveles de grasa, ofrecer contenidos elevados de hierro y de agua y por su amplia variedad de nutrientes, entre otras ventajas para niños, jóvenes y adultos.

  • 6
    VOTA

    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Maíz

    Maíz

    Ser rico en ácido fólico, hidratos de carbono y fibra, así como una valiosa fuente de nutrientes y antioxidantes, son parte de las virtudes del maíz, características que transforman a este alimento en uno de los mejores cereales para el desayuno.

    Es un comestible muy antiguo con muchos beneficios para el organismo, siendo aconsejado para deportistas y gente que necesita bajar de peso, más allá de contribuir al alivio de síntomas del asma y a la reducción de chances de padecer algunas clases de cáncer y enfermedades cardiovasculares. La harina de maíz puede destinarse a la elaboración de panqueques, mientras que los copos de maíz (preferentemente sin azúcar) son perfectos para mezclar con yogur o con leche.

    Para comer exquisiteces saludables en familia y arrancar el día con mucha energía, nada mejor que preparar galletas con hojuelas de maíz y avena, un pan de maíz o magdalenas con harina de maíz, avellana y canela.

  • 7
    VOTA

    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Mijo

    Mijo

    Expertos en nutrición definen al mijo como un superalimento porque es un producto muy completo que proporciona beneficios a quienes padecen diabetes, enfermedades cardiovasculares o patologías crónicas como asma o anemia, además de tener efectos positivos en personas hiperactivas, que luchan contra la depresión o que sufren insomnio. Al no tener gluten, es una opción válida para celíacos que puede incluirse en platos tanto salados como dulces.

    Arrancar el día consumiendo una ración de mijo constituye una excelente idea ya que esta potente fuente de proteínas, fibra soluble y antioxidantes está considerada como uno de los mejores cereales para el desayuno.

    Combinado con amaranto o quinoa, en una preparación cremosa aromatizada con canela y cáscara de limón, utilizado junto a naranjas para hacer galletitas o aprovechado con manzanas en una tarta, el mijo invita cada mañana a alimentarse saludable y exquisitamente, favoreciendo el tránsito intestinal, combatiendo el cansancio y, en definitiva, brindando importantes propiedades nutricionales.

  • 8
    VOTA

    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Quinoa

    Quinoa

    La quinoa, segmentada en variedades negra, roja y blanca, no es específicamente un cereal, sino una semilla comestible enmarcada en la denominación de pseudocereal. Sin embargo, sus propiedades y usos en la gastronomía se asemejan mucho a los beneficios y las aplicaciones de los mejores cereales para el desayuno.

    Este producto apto para veganos y celíacos está presente en varios países, entre ellos Argentina. La quinoa es uno de los comestibles más recomendados para iniciar el día por proporcionar múltiples vitaminas, minerales y proteínas, además de ser rico en fibra, contener carbohidratos complejos, ayudar a mantener un buen nivel de energía durante lapsos prolongados y calmar el hambre pronto.

    En barrita, inflada, mezclada con leche, en ensaladas de fruta, en brownies o budines a base de harina de quinoa… Hay infinitas recetas y alternativas para ingerir quinoa con frecuencia sin aburrirse.

  • 9
    VOTA

    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Amaranto

    Amaranto

    Al igual que la quinoa, el amaranto pertenece al grupo de los pseudocereales y está presente en numerosas preparaciones pensadas para la primera comida del día. Es un complemento rico y saludable para acompañar una pera caramelizada junto a un puñado de avena, elaborar un dulce típico de la cocina mexicana o la base de nutritivas galletas repletas de minerales, vitaminas, proteínas y fibra.

    Este alimento es bueno para la piel, la actividad metabólica, el fortalecimiento de los huesos y del cabello, la prevención de ciertas enfermedades y la lucha contra el estrés.

    Es un gran aliado de la salud femenina ya que duplica prácticamente el aporte de calcio que hace la leche, siendo especialmente recomendado durante la menopausia o al padecer osteoporosis; brinda un elevado porcentaje de hierro ayudando así al organismo a recuperarse frente a pérdidas importantes de sangre derivadas de la menstruación y a contrarrestar la disminución del reservorio de hierro en tiempos de embarazo y lactancia, etapas en las cuales el amaranto también adquiere protagonismo por ser un fuente extraordinaria de ácido fólico.

  • 10
    VOTA

    0 votos positivos
    0 votos negativos

    Teff

    Teff

    Si bien a nivel mundial no goza de un protagonismo tan extendido como el del maíz, el arroz o el trigo, el teff debería ser tenido en cuenta al momento de desayunar porque aporta calcio, hierro, vitamina C, proteínas y una abundante cuota de fibra alimentaria.

    Este producto que principalmente se cultiva en territorio africano posee carácter remineralizante, no contiene gluten y es bajo en grasa.

    Ayudar a regular el nivel de azúcar en sangre y la hemoglobina, proporcionar mucha energía y contribuir al fortalecimiento de la estructura ósea son otras de las bondades del teff, un producto que, por ejemplo, puede consumirse, ya sea crudo o cocido, en copos mezclado con yogur o leche, mientras que en su presentación como harina se destina a la elaboración de panqueques o galletas.

  • 11

    ¿Quieres agregar algo a la lista?

    Regístrate usando tu cuenta de Google y añade lo que falta en esta lista.

Otras Listas Relacionadas